Bailar con el miedo

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn

Bailar con el miedo

Ay el miedo… ¿Qué harías si no tuvieras miedo?, te animo a que pares un momento y te hagas esta pregunta, merece la pena que te tomes esa reflexión antes de que hablemos de  qué es esto de bailar con el miedo.

 

Hay dos emociones principales: el amor y el miedo.

 

Aunque esto es simplificar mucho, es una forma de entender básicamente la forma en la estamos actuando en un momento dado.

 

A ver si te gusta esta forma de verlo, todo lo que te hace sentir bien procede de una energía de amor y todo lo que te hace sentir mal viene del miedo.

 

Es muy fácil bailar cuando nos encontramos bien y todo va genial (estamos sintiendo emociones derivadas del amor), ¿te imaginas cómo sería bailar con el miedo?

 

Toda emoción es precedida por un pensamiento, es decir, que el origen de todo es el pensamiento que nos ronda la cabeza.

 

Además si lo vemos realmente en la forma secuencial en que sucede todo esto diríamos que el orden sería:

  1. Pensamiento
  2. Emoción
  3. Acción
  4. Resultado

 

Y cómo me gusta entender todo de la forma más sencilla posible, en este punto y partiendo de que hay dos emociones básicas, podemos entender que también hay dos tipos básicos de pensamiento, lo que vienen del miedo o del amor.

 

En todo momento que tengas una sensación de angustia, estrés, malestar, preocupación, en definitiva “mal rollo”, párate un momento y piensa que pensamiento ronda tu mente, sin duda es un pensamiento cuyo origen es el miedo.

 

Únete a mi grupo de TELEGRAM y recibe contenido diario

 

 

Escondiendo al miedo

Tradicionalmente hemos rechazado el miedo, como es algo que no resulta así de entrada nada agradable pues hacemos como que no va con nosotros y miramos para otro lado.

 

Además mirando para otro lado creemos que a lo mejor pasa de largo como si fuese algo externo a nosotros.

 

No nos han educado en inteligencia emocional y eso de entender las emociones como que nos viene grande y preferimos pasar de ellas o incluso intentar camuflarlas bajo hora de televisión, redes sociales, comida alcohol, juego, etc…

 

Pero no me quiero ir por las ramas con esto último que me desvío del tema principal de que quiero hablarte (ya hablaremos largo y tendido de muchas más cosas, no pienso dejar de escribir…)

 

A lo que iba es que el miedo como otras tantas emociones que no nos hacen gracia pues eso, que creemos que pasando de ellas no nos afectan.

 

Pues aquí me siento en la obligación de decirte algo… cuanto más escondas tu miedo más poder irá teniendo hasta que un día puede hacerse insoportable o incluso convertirse en una enfermedad ya que somatizamos todas las emociones (este tema da para mucho, ya te escribiré sobre ello).

 

Ahora ya sabes que cuanto más quiera esconder el miedo más poderoso lo estás haciendo, es como el que barre y mete la suciedad debajo de la alfombra, no sólo no desaparece si no que cada vez habrá más cantidad de suciedad acumulada.

 

Pues si este ejemplo ha sido gráfico para ti, ya sabes lo que pasa cuando no quieres bailar con el miedo.

 

Bailar con el miedo
Bailar con el miedo, un enfoque diferente

 

Únete a mi grupo de TELEGRAM y recibe contenido diario

 

 

Hazte amigo del miedo

El miedo no existe más allá de tu cabeza, no es real, no puedes tocarlo, ni puedes sacarlo de ti, solo existe en tu sistema de pensamiento.

 

Al ser interno a uno mismo, cómo podemos pensar que si pasamos de él se irá, es como si jugamos a un tipo de “escondite” donde alguien ajeno a nosotros si no nos encuentra seguirá su camino intentando descubrir a otros jugadores y nosotros así ganamos la partida.

 

El miedo que quiera jugar contigo y tu ahí haciéndote “el muerto” sin hacerle caso, que poca cortesía….

 

Ya hemos visto que el miedo no es real y está solo en tu pensamiento, pero no te creas que por no ser real puedes decir “pues venga, no le hago caso y como no es real todo solucionado”.

 

El miedo te habla, te está dando la oportunidad para que descubras algo nuevo y des un paso adelante de aprendizaje y coraje.

 

Así que no lo rechaces, que si, que de entrada no es el amigo que te apetece tener, no te hace sentir bien pero solo es porque no te paras a ver ver que te quiere decir, realmente es ese amigo que te reta, que le gusta “tocarte las narices” pero que al final te hace ser mejor y superarte.

 

En el momento que no lo rechazas, aceptas que si aparece es por algo y además estás dispuesto a escuchar atentamente su mensajes, la magia sucede.

 

Ahora ya no pierdes energía en rechazarlo y en “hacerte el invisible” con la incertidumbre de si podrá encontrarte, puff qué cantidad de energía se pierde actuando así, es agotador.

 

Ahora tu decides

Es genial saber que el miedo aparece para darte un mensaje y que si te paras a escucharle puede ayudarte a evolucionar.

 

Solo con escucharle no sirve, aunque es ya un cambio importante hacia tu evolución, ahora toca realizar ese trabajo interior que solo los valientes están dispuestos a hacer.

 

Ahora tu tienes que tomar el control y decidir cambiar tu pensamiento para realmente decirle al miedo que has aprendido la lección y que ya de ese tema del que te quería hablar.

 

Lo de evitar el miedo es un asunto en el que has decidido cambiar tu pensamiento, dejar a un lado el miedo y pensar desde el amor. Con lo que sabes has dejado al miedo a un lado y has entendido su mensaje.

 

Ya has dejado atrás lo de acumular la basura debajo de la alfombra, ahora has barrido, has fregado el suelo y has tirado la basura, huele a limpio y tienes una sensación increíble dentro de ti.

 

Bailar con el miedo
Al otro lado del miedo está el éxito

 

 

Nada es para siempre

Eso sí, no pienses que ya has dejado al miedo a un lado, volverá a hablarte de otros temas y en otros lugares, es parte del camino de aprendizaje y debes aceptarlo en tu vida, ya sabes lo que pasa si lo rechazas ¿no?

 

La vida es como un viaje en coche, el miedo va en el coche, es parte del trato, eso si tu decides si dejarle el volante, llevarle al lado, sentarle atrás, dejarle que ponga la música o ser tú quien sea el protagonista de tu vida.

 

Espero que te haya gustado esta reflexión sobre el miedo, a mi el plantearlo así me ayuda mucho, eso no significa que a ti te sirva, yo siento la necesidad de compartir estos pensamientos para ayudar al mayor número de personas a sentirse mejor.

 

Gracias por tu tiempo

 

 

Únete a mi grupo de TELEGRAM y recibe contenido diario

 

1 comentario en “Bailar con el miedo”

  1. Muy buena reflexión, la he disfrutado mucho. Las metáforas ayudan bastante a comprender y visualizar lo que quieres explicar. La de la alfombra, personalmente es mi favorita.

    Responder

Deja un comentario